Jóvenes con discapacidad descuidan su sexualidad

tarea consejos sexualidad vida sexual
Los jóvenes y niños con discapacidad deben recibir educación sexual y tener claro cuáles son los límites respecto a su cuerpo, para evitar abusos
Cecilia Rosillo
06/06/2019 - 05:18

La sexualidad va más allá de la piel y se expresa de forma individual o en pareja y en comunidad, con más o menos intensidad y con conductas y peculiaridades, aquí están incluidas las personas con discapacidad a quienes se perciben sin sexualidad.

Todos los jóvenes necesitan educación sexual, incluidos los que tienen algún tipo de discapacidad, pues es un hecho que todas las personas desde que nacen hasta que se mueren tienen sexualidad, eso tiene que ver con todo el cuerpo, con el hecho de sentirse hombre o mujer, homosexual o heterosexual. La sexualidad abarca los cinco sentidos y todo su mundo interior: deseos, emociones, sentimientos. Sin embargo hay quien piensa que la sexualidad y las relaciones sexuales son la misma cosa y que éstas se reducen solamente al coito.

La única diferencia que enfrentan los jóvenes con discapacidad es que ésta pone las cosas un poco, o mucho más complicadas, pues deben poner más empeño y más esfuerzo igual que hacen para  adaptarse al mundo, desde adaptar materiales, utilizar distintos recursos didácticos o sistemas alternativos de comunicación.

Un gravísimo error es mezclar todas las discapacidades, una discapacidad intelectual no tiene que ver con una física, incluso, las físicas poco tienen que ver unas con otras y lo mismo pasa con las de tipo intelectual.

Así, la sexualidad o alguno de sus aspectos, se verá afectada en mayor o menor medida dependiendo la discapacidad que enfrenten, pero su educación sexual contribuye a fomentar en ellos la madurez y sentimientos positivos acerca de sí mismos, ayudándoles a rechazar ideas equivocadas como que no son dignos de ser amados o que nunca podrán mantener una relación afectiva satisfactoria, pues como en todos, su salud sexual es una parte importante de la salud física y mental.

Pero la ignorancia y algunas actitudes sociales hacia la discapacidad, construyen y sostienen la mayoría de las barreras y limitaciones sexuales hacia ellos que necesitan conocimientos y experiencias para relacionarse con las otras niñas y niños, con los adultos en el terreno afectivo donde ser respetados, sentirse valorados,  vínculos de cariño y ser correspondidos en su necesidad de afecto debe ser satisfecho.

Y es debido a una nula o mala educación sexual que los niños y niñas con discapacidad son de los más vulnerables al abuso sexual. Puede ocurrir que por su aislamiento, sus dificultades para comprender las intenciones de otro o su baja autoestima, se vean inducidos o coercionados a realizar prácticas sexuales que ellos no consienten, muchas veces  no saben cómo decir que no, escapar de una situación comprometida o defenderse. Y es que varias veces el abuso se da por la falta de autonomía de  niños con discapacidad.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

TUS COMENTARIOS