Arrasa la pornografía

Es legal ver y vender material porno en México y tiene mucho éxito
Cecilia Rosillo
19/07/2018 - 05:18

Uno de los juguetes sexuales más consumidos a nivel mundial es la pornografía, y en México esto no es la excepción. Es una industria y una de las historias empresariales de mayor éxito y más rentables en países como Estados Unidos, por ejemplo, donde estas películas ya no son un vicio sino una mercancía que recauda entre 10 mil y 14 mil millones de dólares, anuales según datos del FBI.

Como en la mayoría del globo terráqueo, la pornografía en México no está prohibida, y ejerce bajo un principio general de derecho que expresa que: “ lo que no está prohibido, está permitido”, aunque no entregaran un título de licitud.

En México la pornografía se ampara bajo el Marco legal del Artículo 7 de la Constitución que dice “Es inviolable la libertad de difundir opiniones, información e ideas, a través de cualquier medio.

No se puede restringir este derecho por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares, de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios y tecnologías de la información y comunicación encaminados a impedir la transmisión y circulación de ideas y opiniones.”

De aquí que los puestos de periódicos venden pornografía, pero tienen prohibido exhibirla, no así las sex shops donde se vende y se exhibe de manera legal. Los productores de ésta están obligados a poner una leyenda, "solo mayores de edad" para no caer en la ilegalidad.

La distribución es como cualquier acto de comercio, que se basa en el Artículo 5 constitucional y que dice: “ A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos.

Nadie puede ser privado del producto de su trabajo, sino por resolución judicial”. Pese a que se ha llegado a utilizar a personas de manera obligada o sin su consentimiento para realizar materiales de este tipo y comercializarlos, en muchísimos casos los actores y actrices han elegido por voluntad propia esta carrera (estrella porno) y por ello, para producir los materiales, los productores median contratos con ellos, mismos que expresan su voluntad en los actos que ejecutan y que estos sean publicados o exhibidos (derechos de la propia imagen en derechos de autor).

Así, como no está prohibida la pornografía, salvo la infantil, solo cuida los aspectos del derecho ordinario.

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK