¡Seductora!

"Mi cuerpo estaba frente a él, movía las nalgas y él me tomaba por la cintura”
Helena Danae
08/08/2018 - 05:18

Hola, mis amores, estoy muy feliz de estar con ustedes un día más, hoy les confieso que ya no me acuerdo cómo ligar a un hombre. 

Ya tiene mucho tiempo que no me pongo a coquetear con alguien, porque prefería el sexo libre o directo, donde simplemente le digo: ¡Me gustas para tener sexo! y arreglamos un buen acostón.

Me di cuenta de mi falta de práctica para seducir lentamente después de conocer a un chico, me lo presentó un amigo que es entrenador de artes marciales mixtas y después de salir varias veces en grupo, un día nos quedamos solos, empezamos a platicar y me dijo que si quería me enseñaba algunas técnicas para defensa personal. 

Empezamos jugando como amigos equis, pero luego lo veía frente a mí, tan cerca y tenía un impulso por besarlo, pero yo “Helena, La Mala” me sentía tímida ante él, además siempre hemos platicado como amigos y no sé si me ha mandado señales de coqueteo, por eso me di cuenta que no sabía cómo seducir de manera “discreta”. 

Después de varias ocasiones en las que lo tuve de frente y me paralicé, regresé a mi casa y me puse a imaginar varios escenarios con él. 

En uno de ellos, visualizaba que al tener su cuerpo atrás de mí, disimuladamente yo me hacía un poco para atrás, pegaba mis nalgas a su cuerpo y mi cabeza de lado, solo con los dedos me acercaba su boca y así nos besábamos.

En otro escenario, lo tenía de frente, no podía sacarme de la cabeza su mirada y con su cara muy cerquita, lo besaba de piquito y él respondía tomándome por el cuello. 

Pero, todas estas sensuales escenas sólo las imaginaba, él estaba en su casa, y aunque  me envía mensajes y platicamos un rato, no pasa de ahí.

Me quedó claro que desde hace mucho no coqueteaba y que la respuesta con cualquier amigo con el que ya hubiera estado antes habría sido más sencilla.

Algo así como: agacharme frente a él y subir lentamente, agarrándome de los costados de su cuerpo hasta llegar a su cara, tomarlo con fuerza y hacer como si fuera a besarlo, pero quitarme antes de que mis labios se tocaran con los suyos. Con eso jugaríamos durante un rato hasta que me tomara por la nuca para besarme y jugar con nuestras lenguas. 

Pero el entrenador tiene algo distinto, que no me deja dar más pasos y de cierta manera hace que me sonroje. Anoche soñé justamente con él, con sus brazos tatuados y bien marcados, su cabello negro y sus ojos que cuando me miran directamente hacen que mi mirada se vuelva sumisa y mire hacia otro lado. 

Soñé que estábamos en el bar, la luz era tenue y roja, había una mesa de billar, empezaba a sonar música y yo bailaba con él, mi cuerpo estaba frente a él, movía las nalgas y él me tomaba por la cintura, así frente a él volteaba mi cabeza, empezaba a besar mi cuello y yo sólo guiaba sus manos por mis curvas, abrazándome y moviendo mi cadera, cuando giraba nos besábamos y ahí terminaba mi sueño.

Desperté porque sonó mi celular, pero eso me puso feliz, porque era él invitándome a comer. Así que mi realidad superó mis sueños.

Así comprendí que por más que viva y tenga nuevas experiencias, aún hay hombres que logran sonrojarme y ponerme nerviosa, aunque lo coqueta ya lo traigo por naturaleza.

Espero poder platicarles en la próxima columna qué pasó con mi cachondo entrenador. 

¡Los adoro,  nos leemos el próximo miércoles!

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK