Por sacar material para el proyecto

Obras para el NAIM deja ecocidio sin predecedentes, en Edomex

Imágenes aéreas tomadas por EL GRÁFICO, muestran la devastación ecológica que padecen en las comunidades de Chiautzingo y Apipilhuasco
Redacción
11/10/2018 - 09:41

Por Ignacio Ramírez

TEPETLAOXTOC.– Aunque el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se ha presumido como un proyecto ecológico, en esta localidad la apertura de más de 60 minas para extraer material para las obras afectó el paisaje natural, lo que es considerado por habitantes como un ecocidio sin precedentes en esa región del Estado de México.

La afectación es tal, que los residentes bromean con renombrar Tepetlaoxtoc —que significa “Lugar de las cuevas de tepetate” en náhuatl— como “Lugar de los hoyos de tezontle”.

Y es que desde el anuncio del NAICM, en septiembre de 2014, diferentes empresas mineras obtuvieron concesiones de la Semarnat para la explotación de tezontle, tepetate, arena y grava, que los habitantes aseguran son ilegales.

De acuerdo con Juan Pablo Murillo, integrante de la asociación Vecinos en Defensa de Texcoco, los permisos otorgados violan el inciso IV del Artículo 12 del Reglamento de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente que obliga a determinar el área de influencia del proyecto.

“La extracción inició hace dos años y medio, de a 20 pesos por metro cúbico. Hoy, abundan testimonios de que los mineros no pagaron lo que prometían. Además, la asamblea ejidal para avalar minas aplica en los casos de áreas de uso común, pero la mayoría de las minas están en parcelas y hubo muchos arreglos que no involucraron a la asamblea”, explica el activista.

CHUECOS. En diferentes foros, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México ha presumido que ellos sólo reciben las góndolas con el material procedente de minas autorizadas, pero los afectados denuncian que las minas operan con eso permisos “ilegales”.

Aunque el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) es el grupo opositor más conocido, “Vecinos en Defensa de Texcoco” busca dar batalla, principalmente de forma legal. En un recorrido, EL GRAFICO documentó la devastación que ha reducido grandes cerros, cual rebanadas de pastel.

Por ejemplo, en la comunidad de San Pedro Chiautzingo a simple vista se pueden contar cinco minas, con menos de 2 kilómetros de separación, pese a que la Ley lo prohibía cuando fueron autorizadas.

En las minas “El Colorado”, “El Coloradito” y “La Colorada” han acabado con el cerro, documentado incluso por medios internacionales; además, pudimos apreciar maquinaria abriendo nuevos caminos hacia una mina que se encuentra suspendida por un amparo.

En Apipilhuasco, región montañosa colindante con Texcoco, las noticias no son mejores, la explotación minera ha devastado el paisaje.

(Infografía: Alfredo Peralta, El Gráfico)

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK